lunes, 22 de abril de 2013

Bagels











                   Este mes se me fué el santo al cielo y me hice un lío con la fecha para la publicación de la propuesta de Bake The World, pero después de una carrerita de última hora aquí está mi versión de los bagels.

            Los bagels son unas rosquillas de pan blanco de origen judío pero que han popularizado los americanos. Su elaboración es muy curiosa, antes de hornear deben pasar por la plancha y por una cocción en agua con azúcar. El resultado es un pan crujiente por fuera y tierno y compacto por dentro. En casa se comen con cualquier cosa, incluso para acompañar la comida, pero en el desayuno con un poco de mermelada están buenísimos.

            Esta receta ya la había hecho varias veces con anterioridad, desde que la ví en Directo al Paladar hace ya unos años, me gustó mucho y la probé, por aquel entoces no tenía mi propio blog y nunca le había hecho fotos. Cuando recibí la propuesta de este mes, no me lo pensé dos veces, aunque me apetece probar con otras versiones, me pareció lo mejor repetir estos que ya nos sabemos que nos gustan.

            Sigo la receta original casi al dedillo, sustituyo el aceite de girasol por aceite de oliva, le da un toque diferente, y hago sólo seis piezas, me gusta el tamaño que tienen. Aunque me encanta amasar a  mano, esta vez he utilizado la panificadora para amasar y levar, como me ha pillado el toro, así he ido más rápido (el tiempo es el mismo, pero mientras trabaja la maquinita yo puedo hacer otras cosas).

           
           



             Ingredientes  (para seis rosquillas como las que veis en las fotos):

             - 250 grs. de agua mineral tibia,
             - 1 cucharada de aceite de oliva,
             - 375 grs. de harina de fuerza,
             - 1 cucharadita de azúcar,
             -  1 cucharadita rasa de sal fina,
             - una cucharadita de levadura de panadero seca,

             Además necesitaremos  para cocer los bagels: 3 litros de agua y 2 cucharadas de azúcar.

             Y para Glasearlos: una clara de huevo batida con una cucharada de agua y semillas de sésamo, amapola, etc...




             Preparación:


             - En un bol, mezclamos la harina, la sal, el azúcar y la levadura y añadimos el agua y el aceite.

             - Amasamos  bien, primero con una cuchara ó espátula y después a mano sobre la mesa enharinada, hasta que obtengamos una masa elástica.

             - Dejamos levando en un bol engrasado hasta que doble su volumen, tapado con un paño. (El tiempo de levado, va a depender de la temperatura ambiente, puede oscilar entre media hora y cuarenta y cinco ó cincuenta minutos).



             - Una vez terminado el levado, volcamos la masa a la mesa enharinada y la golpeamos un poco con los dedos para sacarle las burbujas de aire. Y así, en la mesa, volvemos a cubrirla con el paño y la dejamos en reposo unos diez minutos.

             - Después la dividimos en seis trozos iguales, a cada trozo le daremos primero forma de bola, estirando los boldes hacia el centro y después forma de rosquilla.

             - Colocamos las rosquillas sobre un papel de horno engrasado y dejamos que vuelvan a doblar su volumen, de nuevo, tapadas con el paño, unos veinte minutos.

            - Pasamos las rosquillas por una plancha caliente a fuego minímo, para que formen una corteza por ambos lados, unos dos minutos de cada lado.

           - Ponemos en una olla el agua con el azúcar y cuando rompa a hervir, bajamos el fuego para que no haga borbotones y cocemos las rosquillas, unos 3 minutos de cada lado. Las sacamos con cuidado y las ponemos a escurrir sobre papel de cocina.

          - Una vez escurridas las colocamos en la bandeja de horno con papel engrasado, las glaseamos con la clara, con ayuda de un pincel y decoramos a gusto con las semillas.

          - Ahora sólo nos queda el horneado, unos 20 minutos a 180º,
va a depender de cada horno, debemos vigilar que queden dorados y no se nos quemen.


          Aquí podéis ver todo  el proceso que he seguido:

                                                                amasado y levado en panificadora


                                                                            masa sin aire


      bolitas


  reposo


  plancha


                                                                             Cocción


                
                              Para todos los gustos, hay a quién no le gustan las semillas



                                          hoy aprovechamos el sol, y comemos al aire libre.



           ¡¡¡ Buen provecho !!!
           

Etiquetas: ,

7 comentarios:

A las 22 de abril de 2013, 2:37 , Blogger Teresa ha dicho...

Pues para ser a última hora te han quedado fabulosos hija!!
Me guardo tu versión en panificadora a ver si la estreno de una vez!!
Me ha encantado el reto de este mes, estos bollitos me han enamorado!!!
Besotes guapa!!!

 
A las 22 de abril de 2013, 2:43 , Blogger Aisha ha dicho...

Se ven muy ricos!!!

 
A las 22 de abril de 2013, 3:28 , Blogger EnLaLuna ha dicho...

Te han quedado estupendos!

La pani está para eso, mujer... yo la uso para pequeñas emergencias, pero me gusta más meter las manazas en la masa... con el pan creo que más guarro es más rico... jejeje

 
A las 22 de abril de 2013, 3:47 , Blogger Laurel y Menta ha dicho...

Se ven muy tiernitos y dorados qué buenos!

Hemos participado por primera vez ene este reto y repetimos fijo,

un abrazo

 
A las 22 de abril de 2013, 4:52 , Anonymous Jose ha dicho...

Que buenos, para mi han sido todo un descubrimiento, los volveré a repetir seguro. Saludos panarras.

 
A las 22 de abril de 2013, 9:33 , Blogger Joaquina ha dicho...

Que bien nos lo hemos pasado horneando bagels para el reto de Bake the World.. con todas esas semillas,te quedaron estupendos y muy tiernos. Besos,

 
A las 22 de abril de 2013, 11:22 , Blogger Pilar HG @siropedefresa.com ha dicho...

Deliciosos, y super útil el paso a paso. Besos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal