domingo, 27 de noviembre de 2011

Homenaje a Alvaro Cunqueiro - Filloas Queimadas




       Estos días se está haciendo un homenaje a Alvaro Cunqueiro en la red. Yo he querido unirme a esta iniciativa con una receta de filloas. Es una humilde aportación de una cordobesa, gallega de adopción, a la que le gusta la buena cocina.

       Alvaro Cunqueiro (Mondoñedo 1911 - Vigo 1981), fué un gran escritor y periodista, entre sus obras se encuentra: A cociña Galega, libro que traducido al castellano sirve de prólogo a Cocina Gallega de Araceli Filgueira. Dicho ésto, sirva mi granito de arena como homenaje a tan digno escritor y amante de la cocina de su tierra.

       Esta receta pertenece al libro mencionado antes: Cocina Gallega de Alvaro Cunqueiro y Araceli Filgueira, pero antes de ponernos manos a la masa os quiero mostrar un  pequeño párrafo de la introducción de dicho libro, en el que Cunqueiro habla de las filloas:

" ...La mezcla que en gallego se llama amoado, se hace con leche, harina y huevos, y las filloas se hacen en plancha de hierro, cuadrada e inclinada para que se extienda mejor el amoado por ella, ó en sartén...Con un hisopo se unta la plancha ó sartén con manteca de vaca, y ya vertido el amoado y cuajado, hay que saber darle la vuelta en el instante justo: la vuelta se hace a dedo, cogiendo la filloa por el borde, que se tuesta un poquito y se separa de la sartén..."

     Muy ilustrativo, ¿verdad?, vamos con la receta:

     Ingredientes:

     - 1/4 l. de leche,
     - 1/4 l. de agua,
     - 4 huevos,
     - 1 cucharadita de canela molida,
     - harina, la que admita,
     - una pizca de sal,
     - 12 cucharadas de aguardiente,
     - 12 cucharaditas de azúcar,
     - 1 cucharadita de zumo de limón,
     -  1 trozo  de tocino.


     Preparación:

      Batir los huevos con una pizca de sal y la canela. Mezclar con la leche y el agua y, poco a poco, incorporar la harina hasta obtener una pasta suelta. Dejar reposar un rato y, si tiene grumos, colar.

      Poner  una sartén  al  fuego, calentar y frotar con un trozo de tocino. Echar una capa delgada de pasta y, cuando esté dorada por un lado y se desprenda con facilidad de la sartén, darle la vuelta.

      Colocar las filloas en una fuente, espolvorear con azúcar y rociar  con un poco de aguardiente.
     
      En un cacillo, poner 3 cucharaditas de azúcar y mojar con el zumo de limón, llenar con el resto de aguardiente y encender el fuego, dejar arder un poco, volcar sobre la fuente y presentar ardiendo.



     También se pueden flambear en el plato, como he hecho en este caso.
     El aguardiente se puede sustituir por ron, coñac...u otro licor a gusto.

     ¡¡ Buen provecho !!
 

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal